Pin-ups, cultura del porno y post-feminismo de mujeres blancas: sobre Hilda, la olvidada pin-up de talla grande.

Traducción del artículo de Aphrodite Kocięda en feministcurrent, 20 de agosto de 2013.

Un montón de gente ha estado posteando sobre “la olvidada pin-up de talla grande” creada en los años ’50 y llamada Hilda, porque está más rellenita de lo que estamos https://i1.wp.com/feministcurrent.com/wp-content/uploads/2013/08/Screen-shot-2013-08-05-at-4.54.32-PM.pngacostumbrados a ver en las imágenes sexualizadas de mujeres. Hilda ha sido recientemente redescubierta por la cultura mainstream y ahora parece que medios feministas de todas partes están exaltando su imagen, más que nada por ser una mujer de talla grande (una expresión que, por cierto, odio).

No están criticando el hecho de que esté sexualizada y objetivada exactamente igual que las modelos delgadas; solamente están aplaudiendo sus esfuerzos por ser superficialmente diversa.

Blogs feministas están alabando la imagen de Hilda, llamándola “bonita” e “inspiradora”. Mientras tanto, aquellas que cotidianamente criticamos los mecanismos sexistas contra las mujeres en la cultura mainstream quedamos dejadas a un lado porque somos muy conscientes de que la imagen de la chica pin-up promueve la deshumanización de las mujeres. A ver, tal vez no lo he entendido bien, pero, como feministas, ¿estamos ensalzando a las pin-up?

Vale, lo entiendo. Vivimos en una cultura en la que proclamamos ser post-todo. Entonces nos damos una palmadita en la espalda, actuando como si fuésemos súper progres porque colgamos imágenes sexualizadas de mujeres gordas en nuestros muros en vez de colgarlas de mujeres delgadas. Joder, ¡cuánto activista!

Las pin-ups no fueron creadas para las mujeres, no importa cuántos ojos femeninos adoren al cuerpo de la modelo. Quiero decir, se llaman PIN-UPS [en inglés pin-up significa literalmente algo que se cuelga de una pared]. ¿Hay algo más objetualizante? Fueron creadas por la mirada masculina heteronormativa. El hecho de que las mujeres sigan tratando de apropiarse de la cultura masculina heterosexista para su propia liberación demuestra un problema más profundo.

Actualmente vivimos en una cultura pin-up donde las mujeres sólo tienen la visibilidad garantizada si exhiben sus cuerpo para el consumo público. De ahí que la mayoría de mujeres son preparadas y disciplinadas desde edades muy tempranas para desarrollar cuerpos de cartel.

https://i2.wp.com/feministcurrent.com/wp-content/uploads/2013/08/Screen-shot-2013-08-05-at-4.59.13-PM.png
De esto va el post-feminismo blancocentrista. De la idea de la liberación sexual que encaja con la visión y aprobación masculina. Ahora nos podemos sentar y tener la larga, acrítica y desacertada conversación sobre las mujeres que eligen desnudarse y disfrutar siendo pin-ups. Pero voy a ahorrarme un infarto cerebral y seguir, porque hablar sobre “agenciamientos individuales” es irrelevante cuando estamos discutiendo la hegemonía.

Cuando hay  mujeres que pelean para acabar con las representaciones negativas de mujeres en los medios de comunicación de la sociedad contemporánea, y aun así hacen circular imágenes de pin-ups blancas, están obviando cómo la cultura que rodea a las chicas pin-up pone de relieve el sexismo contra el que estamos luchando.
Esto es lo que pasa cuando sólo nos centramos en el individuo y no en el sistema que lo condiciona.

Si tenemos un nivel de comprensión superficial de la dominación, entonces tendremos un nivel superficial de soluciones. Es así de simple. Postear en tu muro una mujer sexualizada de cualquier talla, originalmente creada para hombres, no resolverá el hecho de que sistemáticamente las mujeres son degradadas, deshumanizadas y privadas de entender su propia sexualidad. También enseña a los hombres que sexualizar cuerpos “diversos” o “alternativos” es progre y, por lo tanto, aceptable.

Adicionalmente, como reitero todo el tiempo, los mecanismos de sexualización pública del cuerpo son una iniciativa de la cultura blanca. Las mujeres negras no tienen los mismos privilegios cuando exhiben su cuerpo porque son vistas como propiedad pública, lo que se evidencia por los altos índices de violaciones y lo mal pagadas que están en los espacios de trabajo sexual.

La idea del cuerpo de una mujer (a veces sin nombre) en el escaparate para el consumo público, irónicamente envasada como “sexy” y “liberada” para las mujeres de hoy, es simplemente otra https://i0.wp.com/feministcurrent.com/wp-content/uploads/2013/08/Screen-shot-2013-08-05-at-5.04.37-PM.pngpista de que el feminismo ha sido absorbido por el patriarcado. Supongo que eso es lo que pasa cuando las mujeres más privilegiadas son las que deciden cómo se consigue el empoderamiento de las mujeres. Me temo que no entiendo cómo es que al tiempo que criticamos el sexismo en los medios, nos suscribimos a la idea de una pin-up como feminista.

Las imágenes de las pin-up evocan nostalgia de un tiempo donde las mujeres eran disciplinadas para mantenerse “en su sitio” y cooperar con la dominación de los hombres sobre las mujeres. Éste es otro ejemplo de cómo el sexismo “irónico” y la cultura hipster  están impactando en las mujeres y el feminismo.

La imagen de la pin-up representa una de las imágenes de la sexualidad femenina más cliché, más dañinas, comercializadas, estereotipada… A saber, que existimos para atraer a los hombres heteronormativos, que necesitamos mostrar nuestra sensualidad en público para ser vistas como auténticas mujeres sexuales y que no podemos conjurar un auténtico deseo sexual sin tener en cuenta el apetito masculino.

Este tipo de lógica binaria no es liberadora. Por ejemplo, sigo viendo esta imagen posteada por todas partes:

https://i2.wp.com/feministcurrent.com/wp-content/uploads/2013/08/Screen-shot-2013-08-05-at-5.07.48-PM.png
Éste no es un problema de tallas, la cuestión es que los estándar de belleza definen el valor de una mujer. Ya que estos estándar de belleza están siendo creados o surgen de una supremacía blanca patriarcal, inevitablemente son exclusivos y limitantes. Muchas ni siquiera se dan cuenta de cuán excluyente y limitante es este estándar. Estamos atascados en una batalla perpetua sobre qué expresión de belleza es la más real o hermosa. La idea de que una mujer “real” es definida por unas mediciones superficiales como el tono de piel, el largo del  pelo, la talla de ropa, etc., es simplemente una manifestación de que vivimos en un acrítico patriarcado neoliberal y de supremacía blanca donde las mujeres todavía no pueden definirse a sí mismas.

De hecho, yo argumentaría que las mujeres ni siquiera son vistas como seres humanos sintientes, y la imagen pin-up ayuda a solidificar la deshumanización de las mujeres, a la par que la contemporánea cultura porno.

En realidad, las mujeres se han convertido en unidades de medida para reforzar la masculinidad de los hombres. Por lo tanto las mujeres no se pueden beneficiar de las imágenes pin-up como lo hacen los hombres. De hecho, es imposible hacer eso en un patriarcado heterosexista.

Incluso si tú como mujer te sientes excitada por estas imágenes pin-up, no significa que estas imágenes estén destinadas a ser tu fuente de liberación. Están destinadas a ser una herramienta simbólica de la opresión masculina sobre las mujeres. Su imagen es usada como una lección discursiva: que la vida como mujer puede ser muy fácil si simplemente te ajustas a los roles de género. Todo lo que tienes que hacer es lucir tu cuerpo y usar tu cómoda feminidad para ser ensalzada. ¿Qué mejor reconocimiento que tanto hombres y mujeres vean tu cuerpo sexualizado y lo cuelguen en sus paredes para cubrir sus necesidades?

No podemos confundir los impulsos sexuales naturales de las mujeres con el comercio institucionalizado y masivo de imágenes de mujeres “sexys” creadas por y para hombres. Si lo hacemos estamos siendo engañadas para creer que la liberación de la mujer puede ser de alguna forma celebrada en una cultura patriarcal y sexista que aprovecha cada oportunidad que tiene para deshumanizar a las mujeres.

Hay una ironía inherente en estas exaltaciones de los cuerpos de las mujeres, una ironía a la que merece la pena prestar atención. Hay que sospechar de una cultura que tiene que intentar convencerte de que eres libre y estás liberada mientras se aprovecha de tu esclavitud y opresión.

Recordad, la pin-up es una expresión distorsionada de la sexualidad masculina, no de la femenina. Todavía no tenemos una expresión de nuestra sexualidad porque todavía estamos intentando entender qué significa realmente la sexualidad para nosotras. No podemos reclamar o celebrar la sexualidad de la mujer o sus cuerpos porque reclamar algo significa que sabemos cuál es su estatus actual, o quién lo posee actualmente. Como mujeres, si no estamos al tanto de que nuestra sexualidad ahora mismo no nos pertenece, sólo podremos reclamar y celebrar una imagen que ha sido diseñada para mantenernos oprimidas. En otras palabras, al elogiar a las pin-up estamos celebrando nuestra propia deshumanización.

Ahora bien, podemos empezar a comprometernos con conversaciones feministas reales sobre las pin-up, o podemos quedarnos mirando las imágenes bidimensionles de mujeres que no hablan, no piensan, no se mueven, no comen, pero sonríen.

Aphrodite Kocieda se graduó en Comunicación en la Universidad de South Florida y contribuye con el Vegan Feminist Network. Su actual investigación fin de carrera está centrada en el papel del activismo feminista en un ámbito postfeminista predominado por la cultura de la violación.

Traducción de (todavíanohasehapuestonombre)

Corrección de Isis Brand.

Anuncios

3 comentarios en “Pin-ups, cultura del porno y post-feminismo de mujeres blancas: sobre Hilda, la olvidada pin-up de talla grande.

  1. hola vengo a dejar mi opinion.
    como ven es claro que soy mujer, no soy feminista mi machista ni nada solo soy una mujer que lucha e intenta estar en la mimsa posicion que un hombre, estudio en una carrera solamente de mujeres teniendo en cuenta que tengo solo dos compañeros hombres los cuales se han acostumbrado a nuestras formas diferentes de ser uno de ellos no mensionare nombre tiene novia hace mucho pero el siempre ah visto a la mujer no como un objeto sexual pero si ve a la mujer como sumisa e indefenza en su forma de pensar las mujeres gordas (como yo) no son bonitas por ejemplo yo soy la unica de mis compañeras que tiene una mentalidad diferente no ando corriendo detras de hombres llorando como maria magadalena cuando peleo con mi pareja no ando pendiendte de como lusco no me maquillo demaciado, intento solo ser yo ser libre y ser feliz como estoy (entndamos en el echo de que intento vajar de peso solo por salud y no por estetica mi concepto de bbeleza es dierente al de mis compañeras) por ende al no ser el tipo de mujer que mi compañero idealiza siempre e sido tratada de forma diferente por el es como una frialdad ilogica es algo asi como una especie de rechazo siento su indiferencia cuando me mira o cuando me habla casi nunca lo hace en un tono agradable. por otro lado mi otro compañero me trata bien es amable comprensivo y un buen compañero , los dos tenemos un pensamiento similar vemos la vida desde una perspectiva casi igualitaria el tiene novia hace 5 años y la dama es de lo mejor me agrada bastante ella .
    el echo aca despues de darles la larga introduccion de mi vida
    es que yo soy adepta a la cultura pin ups siendo ellas parte de los dibujos que pinto generalmente me gusta dibujar a chicas sensuales y exuberantes no todas delgadas tengo muchas ilustraciones de chicas gordas y no muy agrasiadas…..
    en tonces a lo que voy es que yo miro a loas pin ups no por el echo de querer ser un objeto sexual ( porqe teneoms mas que claro que para eso fueron creadas) si no mas bien las miro como algo artistico . siempre me a gustado como las pintan los materiales trabajados ellas en si para mi son hermosas con todo su ser y su espledor , sea Hilda o sea quien sea ….. eso en resumen
    es algo mas artistico que algo mas sensual
    porque hoa en la actualidad pocos saben que es una pin ups y se dedican a ver a las putas de lujos que salen en la tv como dicen ud
    entrenadas para tener un buen cueerpo y poder recibir algo de atencion
    eso
    muchas gracias 😀

    Me gusta

  2. Hay un naturismo .Naturaleza sin ropa
    Este es una cultura de la sexualidad sentimental que es artistica y no fisica.El antropologo Levy Strauss la vio con la tribu de los Nawimkaras.Yo la he descubierto con mujeres y algun hombre artistas.Ha sido una gran suerte participar de ello y tener una felicidad diferente en las relaciones.

    Me gusta

  3. des de siempre, a lo largo de mis estudios, me han dicho que antes de hablar sobre cualquier tema lo haga documentándome antes y creo no apreciar eso en este web. sin animo de ofender ni mucho menos, soy una chica basta y burda a la que le gusta decir las cosas sin rodeos y sin maquillar palabras así que ahí va: esto parece escrito por una feminazi inculta. Ha sido, y lo siento, lo primero que he pensado en leerlo. No discrepo en que hay mucha verdad sobre la idealización de la figura femenina, al contrario, yo por consiguiente he llegado hasta aquí haciendo una búsqueda sobre el tema, porque me gusta y me llama la atención; en definitiva quería saber más. Antes de llegar hasta aquí he visitado webs que hablan de forma objetiva sobre el concepto pin up y de su historia y he de decir en defensa de este que en sus inicios, a finales del siglo XIX, la figura femenina no se idealizaba tanto como en la burda Guerra Mundial, más bien era una mujer fuerte, con los pies en el suelo, capaz de todo, que buscaba su propia independencia, etc. sin renunciar a su sensualidad que al fin y al cabo era la “metáfora” de libertad sexual que reivindicaba a la vez, la libertad de ir con los hombres que quiera (y llamarla puta por ello seria bastante sexista). Como no, este canon de belleza fue explotado por actrices y artistas como medio de promoción y ahí si se exhibían a ellas mismas como objetos meramente hasta que finalmente se acabo de manchar este estilo de chica al llegar la 2GM y entrar la moda del pin-up como póster de chica semidesnuda, estereotipada, etc. Pero en un comiendo no eran más que chicas, es más la mayoría dibujos, que reivindicaban la igualdad de esta forma (tal vez no la mejor, porque esta imagen ha sido explotada hasta el limite y de forma sexual).

    No es más que una simple opinión, me gusta el pin-un y me disgusta a la vez, pero en lo que pienso cuando veo una chica pin-up es en la fuerza que desprende a la par de la sensualidad, que recuerdo que esta, forma parte de uno de los instintos más primaros del ser humano.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s