Discurso de Emma Watson en la Organización de Naciones Unidas

Traducción íntegra de Mariana Munárriz Merodio (Al Menari) del discurso de Emma Watson en la sede de Naciones Unidas de Nueva York el 21 de septiembre de 2014. Cargada por Demonio Blanco.

Para ver contenido diario, podéis seguirme también por Facebook en Demonio Blanco y por Twitter (@DemonioblancoTT).

Hoy lanzamos una campaña llamada «ÉlporElla». Me dirijo a vosotros porque necesito vuestra ayuda. Queremos acabar con la desigualdad de género… y para ello necesitamos que todo el mundo esté involucrado. Es la primera vez que la ONU lanza una campaña de este tipo: queremos intentar movilizar a cuantos hombres y chicos sea posible, para que sean abogados de la igualdad de género. Y no queremos únicamente hablar de ella, sino asegurarnos de que es tangible.

Fui nombrada Embajadora de buena voluntad de ONU Mujeres hace seis meses, y cuanto más hablaba de feminismo más me daba cuenta de que la lucha por los derechos de las mujeres se ha convertido demasiado a menudo en sinónimo de odio hacia los hombres. Si hay algo que sé con certeza es que eso tiene que acabar.


Que conste que el feminismo, por definición, es la creencia de que hombres y mujeres deberían tener los mismos derechos y las mismas oportunidades. Es la teoría de la igualdad política, económica y social de los géneros.


Empecé a replantearme las premisas basadas en el género cuando, con ocho años, no entendía que a  mí me llamaran «mandona» por querer dirigir las obras que preparábamos para los padres, pero no a los chicos. Con 14, algunos medios empezaron a sexualizarme. Con 15, mis amigas empezaron a abandonar sus equipos de deporte porque no querían parecer «musculosas». Con 18, mis amigos no eran capaces de expresar sus sentimientos.

Decidí que era feminista y para mí fue sencillo. Pero mis recientes indagaciones me han demostrado que la palabra feminismo se ha desprestigiado. Las mujeres han decidido no identificarse como feministas. Parece que me encuentro entre las filas de aquellas mujeres cuyas opiniones son vistas como demasiado fuertes, demasiado agresivas, separatistas, anti hombres, o incluso sin atractivo.

¿Por qué esta palabra resulta tan incómoda? Yo crecí en Reino Unido y creo que es justo que, como mujer, cobre lo mismo que mis colegas masculinos. Creo que es justo que pueda tomar decisiones sobre mi propio cuerpo. Creo que es justo que haya mujeres que me representen en política y en la toma de decisiones de mi país. Creo que es justo que se me ofrezca el mismo respeto que a los hombres.

Sin embargo, me entristece decir que no hay un solo país en el mundo en el que a todas las mujeres se les reconozcan esos derechos. Todavía no hay país en el mundo que pueda decir que ha conseguido la igualdad de género. Yo considero que estos derechos son derechos humanos, pero soy una de las afortunadas.

Mi vida es puro privilegio porque mis padres no me quisieron menos porque naciera niña. Mi escuela no me limitó porque fuera chica. Mis mentores no asumieron que no llegaría tan lejos como otros porque pudiera dar a luz un día. Estos apoyos fueron los embajadores de la igualdad que me hicieron quien hoy soy. Puede que no lo sepan, pero son los feministas involuntarios quienes hoy están cambiando el mundo. Necesitamos más como ellos.

Y si aún odiáis la palabra… no es la palabra lo que importa, sino la idea y la ambición que hay tras ella. Porque no a todas las mujeres se les reconocen los mismos derechos que a mí. De hecho, estadísticamente, a muy pocas.

En 1997, Hilary Clinton dio en Pekín un memorable discurso sobre los derechos de las mujeres. Por desgracia, muchas de las cosas que quería cambiar siguen siendo hoy una realidad. Lo que más me llamó la atención, sin embargo, fue que solo el 30 por ciento de la audiencia eran hombres. ¿Cómo vamos a conseguir cambiar el mundo si solo la mitad es o se siente invitada al debate?

Hombres: me gustaría aprovechar esta oportunidad para invitaros de forma oficial. La igualdad de género también es vuestro problema. Porque, a día de hoy, he visto cómo la sociedad valoraba menos el papel que mi padre ha desempeñado como tal, aunque de niña le necesitara a él tanto como a mi madre. He visto cómo jóvenes que sufrían enfermedades mentales eran incapaces de pedir ayuda por miedo a parecer menos hombres. De hecho, en el Reino Unido el suicidio es la primera causa de muerte en hombres de 20 a 49 años, por encima de los accidentes, el cáncer o las enfermedades coronarias. He visto a hombres que se sentían frágiles e inseguros debido a una imagen distorsionada de lo que constituye el éxito para un hombre. Los hombres tampoco poseen los derechos de la igualdad.

No solemos hablar de cómo afectan los estereotipos de género a los hombres, pero yo veo que es así y que, cuando ellos sean libres, las cosas cambiarán para las mujeres como una consecuencia natural. Si los hombres no tienen que ser agresivos para ser aceptados, las mujeres no sentirán que tienen que ser sumisas. Si los hombres no tienen que controlar, no tendrán que controlar a las mujeres.

Tanto hombres como mujeres deberían ser libres para sentirse vulnerables. Tanto hombres como mujeres deberían ser libres para sentirse fuertes. Es hora de que todos empecemos a percibir el género como un espectro y no como dos frentes de ideales opuestos. 
Si dejamos de definirnos el uno al otro por lo que no somos y empezamos a definirnos a nosotros mismos por lo que somos, solo podemos ser más libres, y esto es lo que busca ÉlporElla. La libertad.

Quiero que los hombres se unan a esta lucha. Para que sus hijas, hermanas y madres puedan existir libres de prejuicios, pero también para que a sus hijos se les permita ser vulnerables y humanos; para que puedan reclamar esas partes de ellos mismos que han abandonado y, al hacerlo, se conviertan en una versión más cierta y más completa de sí mismos.

Puede que estén pensando «¿Quién es esta chica de Harry Potter y qué hace hablando desde la ONU? » Es una buena pregunta y, créanme, yo también me lo he estado preguntando.

No sé si estoy cualificada para estar aquí. Todo lo que sé es que este problema me preocupa y quiero remediarlo. Y habiendo visto lo que he visto (y si tengo la posibilidad), creo que tengo el deber de decir algo.

El estadista inglés Edmund Burke dijo: «Lo único que necesita el mal para triunfar es que los hombres buenos no hagan nada».

Al sentirme nerviosa por este discurso y en los momentos de duda, me digo a mí misma: si no yo, ¿quién?; si no ahora, ¿cuándo? Espero que estas palabras os sean de ayuda si os surgen dudas similares cuando se os presenta una oportunidad. Porque la realidad es que si no hacemos nada, las mujeres no podrán pensar en ganar lo mismo que los hombres por el mismo trabajo hasta dentro de 75 años, es decir, cuando yo ronde los cien. En los próximos 16 años se casarán 15 millones y medio de chicas que aún son niñas. Al ritmo actual, no podremos ofrecer una educación secundaria a la población femenina rural de África antes de 2086.

Si creéis en la igualdad, puede que seáis uno de esos feministas involuntarios de los que hablaba, y os aplaudo por ello. Estamos luchando por encontrar una palabra que nos una, pero las buenas noticias es que ya tenemos un movimiento que lo haga. Se llama ÉlporElla. Os invito a dar el paso, a haceros ver, a hablar, a ser él por ella. Y a preguntaros: si no yo, ¿quién?; si no ahora, ¿cuándo?

Muchas, muchas gracias.

Para ver contenido diario, podéis seguirme también por Facebook en Demonio Blanco y por Twitter (@DemonioblancoTT).

Anuncios

10 comentarios en “Discurso de Emma Watson en la Organización de Naciones Unidas

  1. es un discurso que parece redactado de manera correcta… es importante el hecho de que recalca que la cosa complicada de los derechos de la mujer está en áfrica y no aquí, o aquí hay mucho menos… también parece dar a entender que lo de los derechos de la mujer son algo universal más que los de las chorradas de las cuotas en organos directivos de las empresas…
    Además es una de las primeras personas que se arrogan el derecho a hablar de feminismo sin atacar descarada y descarnadamente al hombre, haciendo de este una especie de subhumano ignorante y brutal culpable de todas y cada una de las desgracias de la humanidad desde el principio de los tiempos… como lo hacen todas las feminazis nacionales, que se etiquetan de feministas cuando lo que han hecho es violar el feminismo y prostituirlo para servir sus intereses económico sociales.

    También tiene mucha razón… hoy día decir de una que es feminista es lo mismo que decir que es una totalitaria que promociona el sometimiento del hombre como ser inferior que es y haber tenido la desgracia de haber nacido con pene.

    Lo único que no comparto con su discurso es la imprecisión de lo del tema del aborto… me explico… muchas feminazis dicen que tienen derecho a decidir sobre su cuerpo cuando desear descuartizar a las personas no nacidas que llevan en su vientre fruto de un embarazo…
    Eso es impreciso, en realidad deciden sobre el cuerpo de tres personas diferentes, uno, el suyo, por supuesto( intervención quirúrgica), dos, el de su hijo, (ese que descuartizan y chupan con una aspiradora), el cuerpo de su hijo no es el suyo… ni de coña. El cuerpo de su hijo tiene sus propios pulmones, ojos, cerebro, esqueleto y corazón… no tiene nada que ver con el de la madre salvo que comparte adn y nutrientes… y por ultimo y no menos importante, el del padre… puesto que si una mujer mata su hijo… es lógico que el padre se sienta mal por ello… es un hijo perdido…y si una mujer tiene al hijo en contra de la voluntad del varón, éste tendrá que trabajar el resto de su vida para mantenerlo aunque no lo quiera… por tanto la decisión sobre el aborto o no de la mujer afecta directamente a 3 personas como mínimo.
    Dicho esto la decisión sobre el aborto tomada por una mujer en contra de la voluntad de su hijo no nacido y la del padre de dicho hijo no es democrática, atenta contra los derechos humanos (al niño no se le ha sometido a juicio justo ni ha sido condenado a muerte antes de ejecutarlo), y el efecto que puede tener sobre el padre por el asesinato de su hijo, convierten a esa decisión tomada por la mujer en una dictadura, como la de cualquier otro opresor, y el mas significativo era el régimen nazi, defensor de la eugenesia más acérrima y por tanto convirtiendo a la portaestandarte del feminismo en una femi-nazi, debido a su corte totalitario y visión sesgada y limitativa de la vida humana y la sociedad.

    Me gusta

    • JA, JA. Atenta contra TUS derechos humanos, los que te has inventado. No voy a seguir contestándote tras haber usado “feminazi” con esas connotaciones. No tienes ni idea de lo que es el feminismo, así que no des lecciones.
      Otra cosa, que a un tipo como tú le haya parecido este texto “correcto” me hace ver cada vez más claramente lo tibio y limitado que es.

      Me gusta

      • Osea que te hace gracia matar niños… no me extraña… todo sea por la causa que defiendes… lo mismo hacían los nazis con los judíos… no lo olvides…
        También veo que te asustan las palabras (feminazi)… un hombre de bien no debería asustarse de las palabras y rebatir los argumentos con lógica y su mayor sapiencia… no cerrarse a los conceptos que otros exponen…
        Y, sinceramente… parece que seas tú el que no sepa lo que es el feminismo… me parece correcto el texto porque es un texto que promueve la concordia y la integración, con ciertas licencias… pero eso es lo que hace…por tanto reconocer que está bien hecho desde mi punto de vista no es señal de tibieza… por tanto te has vuelto a equivocar… es señal de que pese a que ella se identifique como feminista a mí me parece bien siempre que el feminismo busque la conciliación entre las personas… cosa que hoy día no ocurre.
        Supongo que ya sabes que en españa el discurso feminista se parece mucho más al de valerie solanas…¿sabes quien es? te parece su discurso integrador y conciliador? porque a mí ese discurso se me antoja muy parecido al de la solución final de las SS de himler… (insisto, por eso se les llama feminazis, por su parecido ideológico totalitario con el de la II Gerra Mundial).

        Me gusta

  2. pst! no te gustan mis comentarios y por eso los borras eh pillín…? para ser moreno eres bastante discriminador… si no te gusta lo que oyes lo silencias no? sin acritud… que tengas salud ; )
    (hay muchos mas sitios donde la gente escucha)

    Me gusta

    • No he borrado nada. No están aprobados porque no me da tiempo a revisar todo. Voy a obviar qué quieres decir con moreno y sus connotaciones. Y sin, acritud, hay más sitios donde la gente sabe escribir y tiene alguna idea de lo que tratan los artículos, no se dedica a poner lo primero que vomita.

      Me gusta

      • Vaya… sí lo has publicado… dicho esto… pido disculpas públicamente por mi anterior comentario y me retracto de éste….
        con moreno… me refiero a esto:

        http://lema.rae.es/drae/?val=moreno

        En la lengua española escrita existen multitud de formas de expresarse pero uno tiene que esforzarse en reconocerlas… y tú no pareces tener capacidad semejante… porque descartar que otra persona comprende algo que ni tú mismo comprendes demasiado bien… es muestra de una conciencia unidireccional y segregadora… algo que va en contra de la integración…que es una virtud humana…y es una de las virtudes y objetivos del feminismo en sí mismo… la integración.
        El feminismo no es la segregación… el objetivo no es separar a nadie, no es arrebatarle derechos a una persona para darselos a otra, no consiste en imponer normas de comportamiento ni normas de conducta, ni tampoco impedir que un hombre progrese por que ya son demasiados hombres los que han progresado (cuotas). Tampoco consiste en afear las conductas de los demás por que eso es discriminación y va en contra del feminismo, (con esto me refiero al insulto y a la vejación), y tampoco en adoctrinar ni en enseñar mantras religiosos a la gente para que se sometan a los mandatos impuestos por el feminismo, y mucho menos defenestrar y menospreciar a aquella persona que no comulgue con esos mantras.

        Según creo yo… el feminismo… el bueno y el genuino, solía propugnar que la mujer es una parte muy importante de la sociedad, tanto como lo es el hombre, que la mujer puede aportar algo muy valioso al tejido productivo de la sociedad, que la mujer se merece el reconocimiento y el derecho a estar presente en todos los ambientes profesionales y sociales porque se lo ha ganado por meritos propios… es verdad y es una realidad que la mujer ha sufrido mucho en el camino anterior a su reconocimiento por toda la sociedad… pero creo que el feminismo de verdad no persigue el castigo a nuestros descendientes…no persigue tomar venganza sobre los hijos de los antiguos hombres que permitieron la minusvaloración de la mujer en el ambiente social. ¿Acaso tú si? ¿Eres tú acaso un ser sediento de venganza? ¿Te gustaría destruir o someter a los nuevos hombres, los jóvenes, en venganza por su pertenencia a un género biológico que una vez atentó contra tu integridad?
        ¿Crees acaso que un niño recién nacido, seguramente de una madre que le quiere, (sino lo habría matado antes de nacer), se merece pagar y ser ajusticiado por los pecados que cometió su padre o su abuelo?
        Yo creo que el feminismo no le haría eso a un recién nacido… y si lo hace es que no es feminismo, es otra cosa.
        Yo creo que el feminismo enseñaría a ese niño que sus compañeras, las niñas, son igual de capaces que él de hacer lo que se propongan, que aunque el tenga quizá una mayor fuerza física no significa que deba emplearla contra una mujer, ni contra alguien más débil y que por extensión las madres de sus compañeras y sus abuelas, son tan respetables como su compañera.
        Y creo que enseñaría a las niñas, que los niños, al igual que ellas, tienen sentimientos, tienen una manera propia de sentirse, diferente a la suya, pero no menos valiosa, que los niños tienen una manera diferente de ver la vida y relacionarse dentro de ella, pero que la igual que los hombres, no deben usar su fuerza para someterles a ellos… esto es… ellas tienen una emocionalidad e inteligencia más fuerte, y la capacidad de engendrar vida dentro de ellas… esto no sólo es una virtud sino también una responsabilidad muy grande… y por tanto no se deben usar estas capacidades como medida de coacción, sometimiento o chantaje, para hacer daño a otras personas que tienen igual valor que ellas.
        Eso es para mí el feminismo… a grandes rasgos.

        Todo lo que atente contra ello, lo convierte en otra cosa diferente, lo convierte en un dogma, en un mandato, en una autoridad moral que desobedecida, conlleva el silenciamiento y la defenestración pública en cualquier medio… incluidos los nuevos blogs “feministas”, tambien conlleva la vergüenza pública… se convierte en una fuerza dictatorial… algo que es diametralmente opuesto al feminismo.

        Por otro lado me fijo en el franquismo algo a lo que el “feminismo” le encanta recordar como si no recordáramos en qué consistía… la mujer tenía que quedarse en casa a fregar y cuidar de los niños, estaba obligada a llevar el apellido del marido, no se le permitía trabajar y a veces no se le permitía ir al colegio, tampoco se podía divorciar, ni separar, ni tampoco podía tener una casa ni un coche ni una cuenta en el banco sin el permiso del marido, tampoco podía tener ni su dni sin el permiso del marido… a cambio el hombre tenía la obligación de mantenerla a ella y a los hijos, y como hombre de bien debía respeto al caudillo, a españa, a la iglesia y al trabajo que le daba de comer…
        Pues bien…
        Hoy día las mujeres no necesitan permisos de nadie, no friegan si no quieren, pueden salir de fiesta todas las noches de su vida, ahora no sólo no tiene que teñer niños, puede matarlos para no le impidan salir de marcha o de viaje a donde quieran, o bien no le impidan medrar en su carrera profesional o emocional.. no está obligada a llevar ningún apellido, puede trabajar en lo que quiera, puede estudiar lo que quiera, incluso son más mujeres que hombres en las universidades, ahora no necesita casarse y menos por la iglesia, y se puede divorciar en 24 horas si es que se casa, si tiene dinero se puede comprar lo que quiera a su nombre, casas coches yates o aviones…todo lo que su dinero le permita.

        Lo único que sigue vigente desde el franquismo es que el hombre tiene la obligación de mantenerla a ella y a los hijos… que curioso eh?

        Por eso creo que el feminismo… la igualdad de hombres y mujeres, en el ámbito jurídico, universitario, social, legal y profesional se ha alcanzado… no hay más que el feminismo pueda requerir, sólo hay un último resquicio que se necesite resolver todavía… la obligación del hombre de la manutención de los hijos no deseados por él… si la mujer puede abortarlos ¿por qué no el hombre?

        Y según tu, diablo blanco (aunque blanco, lo que es blanco…) ¿qué mas consideras que necesita el feminismo para realizarse? ¿Quieres imponer alguna ley exclusora más…? ¿Algún mandato jurídico concreto…? quieres imponer alguna nueva ley contra los hombres…? -te recuerdo que casi hay más abogadas y juezas que hombres en la misma profesion-

        Me gusta

    • Sí, supongo que aporta, aunque sea institucional. Yo siempre digo que “todo aporta, desde el feminismo institucional hasta el separatismo lésbico”, aunque sea crítico con el primero, al fin y al cabo, es un discurso cómodo para nosotros y, como el feminismo institucional, poco interseccional (blanco, cis y hetero), ¿no te parece?

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s