Ferguson: el sistema no está roto, solo funciona a la perfección.

Del original en The Belle Jar On Ferguson – The System Isn’t Broken, It Was Built This Way.

Para ver contenido diario, podéis seguirme también por Facebook en Demonio Blanco y por Twitter (@DemonioblancoTT).

APTOPIX Police Shooting Missouri

Tengo un tío que era poli.

Sus hijas, mis primas, eran de mi edad, y cuando íbamos a ver nuestra familia a Québec cada verano, hacíamos vida en su casa. Tan pronto como llegábamos a casa de mi abuela, hartísimas y hechas una pasa tras ocho horas de viaje en coche, me ponía a marcar el teléfono de mis primas en su teléfono beige de ruleta. Me tiraba todo el maldito año escolar esperando el verano para pasar rato con ellas, nos escribíamos cartas durante todo el plomizo invierno maquinando planes para nuestras futuras hazañas estivales. La vida de la que disfrutaba con mis primas – nadar en su piscina, barbacoas familiares, jugar al escondite entre el monstruoso seto del jardín de mi abuela al anochecer – se encontraba a años luz del tedio rutinario de Ontario.

Casi cada verano, mi tío, en un momento dado, nos llevaba de visita a la comisaría. Jugaba con nosotras a que éramos delincuentes y nos tomaba las huellas o fingía hacernos unas fotos policiales. También nos dejaba explorar las celdas de la comisaría; recuerdo lo que me flipaban aquellos cuartos planos y monocromáticos en miniatura, cada uno con su lavabo y retrete. Una vez, me quedé zascandileando tanto rato, que me amenazó con encerrarme si no salía. Le respondí que guay, que por qué no lo hacía, y le pregunté por la comida que le iban a dar a los reclusos aquella noche. No tenía miedo, no tenía razones para sentirlo.

Como muchas otras personas blancas, crecí con la idea de que la poli estaba de mi lado. Me harté de oír que la policía estaba ahí para protegerme. Desde que mi más tierna juventud, me dijeron que si alguna vez me perdía o me encontraba en peligro, lo primero que debía hacer era contactar con un agente de policía. Me enseñaron que así funcionaba el sistema, que existía para protegerme.

Lo que nunca me contaron es que ese mismo sistema se dedica a proteger a la gente blanca primero y a las demás después, si tal.

He hecho por averiguar durante estos meses recientes por qué la gente blanca podemos llegar a cabrearnos tanto y de manera tan irreflexiva por los eventos que se han desencadenado en Ferguson. No os miento, es desconcertante oírles debatir sobre lo guay que es que un agente de policía le descerraje seis balazos a un hombre desarmado porque lo mismo ha robado unos puritos y encima no se sube a la acera. Me anonada la enorme cantidad de gimnasia mental que se requiere para llegar a creer que no hay nada malo en que un poli le meta seis tiros a un tipo en defensa propia. Esto vale para esto como vale igual para las reacciones blancas ante los asesinatos de Trayvon Martin, John Crawford III, Tamir Rice y otros incontables jóvenes negros asesinados sin una razón aparente. He vivido en la burbuja de una vida lo suficientemente privilegiada como para que las respuestas blancas a estos crímenes aún me conmocionen; sé que para las personas negras este tipo de comentarios están a la orden del día. No puedo mostrarme lo suficientemente indiferencia ante esta avalancha de odio racista como para convertirla en algo rutinario: he aquí una muestra de mi privilegio.

ferguson-protester

A la gente blanca nos enseñan a lo largo de nuestras vidas a creer en el sistema. El sistema es civilización, el sistema es democracia, es nuestros tribunales de justicia, es las maneras en que el estado se hace cargo de nosotros y nos apoya. Nos cuentan que el sistema se encarga de que vivamos a salvo y sin miedo. Sin embargo, siempre que ocurre algo como lo de Ferguson, la gente blanca vislumbramos lo jodido que está el sistema, atisbamos destellos que nos hacen cagarnos vivos porque socavan los cimientos de cada sentimiento patrio que nos han inculcado a presión desde que ponemos un pie en este mundo.

Un mito recurrente y falso entre la gente blanca progre es que el sistema está jodido. Sin embargo, el sistema no está jodido, lo que ocurre es que se es construyó deliberadamente así, como un sistema para dar prioridad al bienestar y la seguridad de las personas blancas sobre las demás, y su forma de actuar es oprimiendo a personas negras en particular y no blancas en general. Según palabras de Ta-Nehisi Coates en una conferencia reciente a la que acudí: la maquinaria funciona como está previsto. A lo largo de la historia de los Estados Unidos y del Canadá, hay múltiples ejemplos de marginalización patrocinada por el Estado y de opresión a personas no blancas que incluso perduran hasta nuestros días y si no, echad un vistazo a la sobrepoblación de personas negras en las cárceles. Y este es el jodido sistema; y así es como está llamado a funcionar. No es necesario que lo arreglemos, porque ya funciona perfectamente, funciona de la manera que se espera que funcione. Lo que hace falta es que lo destruyamos y empecemos de nuevo desde cero.

Aquellas amigas mías con hijas negras, mientras luchan a diario contra la pena, el dolor y el miedo, intentan asegurarse de alguna manera de que su hija no sea el próximo Mike Brown o Trayon Martin, quieren saber qué decirles a sus hijas que las mantenga a salvo. Ojalá tuviera una respuesta para ellas, pero no la tengo… porque soy blanca y esto se sale del ámbito de mi experiencia personal, porque no estoy en una posición como para dar consejo y porque creo que no hay respuesta. La única manera de asegurarnos de que estas jóvenes no sufran daño alguno es que sean blancas, algo que es imposible amén de una respuesta horrible. Todo lo relacionado con esto provoca impotencia y espanto – y, repito de nuevo, he aquí a una persona blanca hablando de estas cosas, no puedo siquiera imaginar el tremendísimo miedo que las comunidades negras sufren ahora mismo.

Tenemos que – y con tenemos hablo de las personas blancas que pretendemos actuar como aliadas– pasar a la acción. Salgamos del centro del polisistema y comencemos a visibilizar las voces de las personas negras. En debates de justicia social, hagámonos un sitio, es nuestra obligación hacernos con una excavadora, entrar a saco y hacernos con la mayoría del espacio de debate. Hagamos por escuchar para que luego podamos girarnos y compartir nuestro aprendizaje con el resto de gente blanca. Tenemos que permitir que la gente negra lleve la iniciativa, así como tenemos que aprender a ser buenas seguidoras. Nosotras creamoseste sistema podrido, así que contribuyamos humildemente ahora construir uno mejor y más justo.

AP_FERGUSON9_140818_DG_4x3_992

Porque puede ser que incluso ahora mismo mi amiga esté sentada junto a su hija contándole cómo no siempre puede fiarse de la policía mientras, al mismo tiempo, alguna niña blanca con su tío poli está aprendiendo que las comisarías son un lugar pulcro y muy divertido para visitar y en el que jugar; siendo la única diferencia entre ambas el color de su piel. Todo está hecho una mierda y, a la vez, funcionando como un reloj.

Abajo incluyo algunas muy buenas obras escritas por autoras negras. Si eres blanca, por favor tómate tu tiempo para leerlas y educarte. Este es tu trabajo ahora mismo. Si conoces algún otro artículo (o entradas de blog, vídeos, lo que sea) cuyos autores sean personas negras o activistas, por favor, compártenos el enlace aquí y lo incluiré en la lista.

The Case for Reparations by Ta-Nehisi Coates

About Ferguson, White Allies and Speaking Up When It Matters by Awesomely Luvvie 

America’s Not Here For Us by A’Driane Nieves

A Letter to My Unborn Black Son by George Johnson

Youth Are on the Frontlines in Ferguson, and They Refuse to Back Down by Muna Mire

If There Are Good Cops Out There, Prove It by Albert L. Butler

 Para ver contenido diario, podéis seguirme también por Facebook en Demonio Blanco y por Twitter (@DemonioblancoTT).

Anuncios

Un comentario en “Ferguson: el sistema no está roto, solo funciona a la perfección.

  1. Jaja, me hace un montón de gracia hasta donde puede lavársele el cerebro a una blanquita americana…(si es que lo es) jajaja.
    Debo recordar que ante todo, y sobre todo, el sentimiento más poderoso jamás existido sobre la tierra no es el sentimiento de amor, justicia u odio… el sentimiento más poderoso del mundo es el sentimiento de CULPA.
    Ese repugnante sentimiento es utilizado por todo tipo de ideología tóxica, para quebrar las mentes de la gente bienpensante. No os dejéis nunca influir por la culpa, pues no es vuestra, sois inocentes de todo y libres de caminar con la conciencia tranquila, no os dejéis esclavizar jamás por ese sentimiento y recordad que aquel que os intente hacer sentir culpa es un enemigo al cual hay que ignorar, esto lo recomiendo a todo aquel ciudadano blanco, tenga el empleo que tenga. Os lo recuerdo, sois inocentes y no sois responsable de cómo los demás vivan.

    Ahora vayamos a los hechos: todos los días, todos, los negros se tirotean entre ellos en USA, allí todo negro de bien tiene un arma o dos para “defender” su barrio – por lo general de la policía blanca-.
    Ellos suelen llaman “defender” a proteger su forma de vida, y lo cierto es que su forma de vida se basa en gran medida en el narcotráfico y las bandas organizadas para estructurarlo, muchas veces los negros matan “defendiendo” su barrio, protegiendo su negocio de otras bandas organizadas de negros que quieren vender drogas o cometer otros delitos en un barrio que no es suyo. Esto es estadística pura… por desgracia los negros siguen siendo desde siempre la única raza de USA que tiene la mayor tasa de abandono escolar, la mayor tasa de muertes violentas de menores de 30, la mayor tasa de alcoholismo y drogadicción, y la mayor tasa de hijos nacidos fuera de parejas estables…esto es así porque a ellos les gusta vivir así… es sólo su culpa, de nadie más, nadie les obliga ni les oprime a dejar los estudios y hacerse narcotraficantes, son ellos los que eligen ese camino.-se gana más pasta vendiendo drogas que estudiando una carrera-.
    Mira los asiáticos por ejemplo, nadie tiene problemas con ellos, ni siquiera hay muchos problemas con los latinos tampoco…y eso que llegaron muy por detrás de los negros.

    Es lo más habitual del mundo que un negro mate a otro, pasa todos los días, y una vez cada 5 años un policía blanco mata a un negro, porque, como es habitual, estos negros siempre llevan armas encima, lo cual hace lógico el uso de armas de fuego para detenerlos.
    Lo curioso es que se le hace mucho más caso a un negro tiroteado por un blanco, que a un blanco tiroteado o asesinado por un negro… y claro está, se le hace mucho menos caso a un negro asesinado por otro negro… (es que es tan habitual, que nadie le da importancia).
    Mira la revolución que armó un solo negro muerto incluso entre gente blanca y lo poco que llamó la atención el “knockout game”, exclusivamente realizado por negros contra blancos que consiste en arrearles un puñetazo tal que lo dejas inconsciente y en algunos casos lo matas… porque es un ataque realizado sin amenaza previa y sin mediar palabara… juego que los negros lo consideraban harto divertido…

    Luego siempre aparece una carta de alguien que dice ser blanco o blanca(la mujer blanca siempre influye más), hablando de su infancia y de lo bien que vive siendo blanco, diciéndonos a los demás cómo debemos sentirnos por los pobres negritos del mundo…ese tipo de cartas haciendo referencia a literaturas de negros, no me hacen sino pensar que el autor es un negro o negra que escribe esas cartas para instigarnos culpa a los blancos… pues lo siento, a mí no me vale.

    Los negros tienen primero que razonar, luego estudiar duro, luego esforzarse y trabajar (en un trabajo honesto, no en las drogas), y luego hacer caso cuando la policía te dice que te detengas, porque bien sabido es que si haces lo que te da la gana, el señor poli te pegará un tiro. Estudiar y trabajar duro es lo que hace en su mayoría todo ciudadano blanco en los USA.
    Si actúas así, siendo negro, te irá bien, podrás incluso montar tu empresa, -como hacen muchos negros respetables- te ganarás tu respeto sin necesidad de armas ni tiroteos, tus hijos irán a buenas universidades y mejorarás tu vida y la de tu familia, te mudarás a un buen barrio y vivirás tranquilo.
    Pero si te dedicas a las drogas, a los atracos, a los robos, no será a mí a quien me de pena porque un policía, sea blanco, negro o extraterrestre, (cuyos compañeros han visto muchos negros armados y agresivos) te pegue uno, seis, o seiscientos balazos… porque te los habrás ganado como delincuente que eres.
    Así que si eres un negro y estás leyendo esto, te daré un consejo a expensas de que es probable que no lo escuches y que te enfades porque no vas a aceptar que un blanco de te diga cómo vivir -en el fondo lo sabes, sabes que los blancos seguramente no te gustamos, lo cual te convierte en….racista-
    pero igualmente ahí va:
    Esfuérzate en tus estudios y en tu trabajo, enseña a tus hijos el camino correcto, aléjales de las drogas y las armas dales ánimo para que estudien y trabajen duro, pues tiene su recompensa.
    Y deja de echarle la culpa a los demás de tu desgracia, la culpa de tu desgracia la tienes tú y sólo tú, y asume tu responsabilidad en ello y arréglalo, como haría cualquiera con dos dedos de frente.
    Si no mira como los asiáticos no tienen problema, mira como los latinos tienen menos problemas…¿por qué no arreglas tu vida de una vez?

    Hala

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s