Sobre Bye Felipe

Original en Know your meme, Bye Felipe.

Para ver contenido diario, podéis seguirme también por Facebook en Demonio Blanco y por Twitter (@DemonioblancoTT).

Sobre Bye Felipe

Bye Felipe es un blog monotemático donde se recogen capturas de pantalla de respuestas hostiles o agresivas de hombres en páginas web de citas como OKCupid o Tinder. El nombre del blog tiene su origen en la cita Bye Felicia, usada despectivamente a modo de despedida.

Origen

El 14 de octubre de 2014 nace el Instagram[1] Bye Felipe en Los Ángeles (California, Estados Unidos) de mano de Alexandra Tweten cuya primera entrada mostraba un mensaje agresivo escrito de un hombre en el que pedía iniciar una conversación a una mujer en una página web de citas (abajo).

517

[¿Hablamos? 🙂

No

¿POR QUË COJONES NO?

Si no estabas interesada, hubiera bastado con que no contestaras, NO ME JODAS!]

Difusión

El 27 de octubre de 2014, el diario en línea The Atlantic[5] publicó un artículo sobre el feed con el título The Rise of the Tinder-Creep-Busting Web Vigilante (El auge cibernético de la vigilante feminista azotababosos de Tinder), comparándolo con el blog de la plataforma Tumblr, Straight White Boys Texting (Chicos blancos y hetero texteando). El mismo día, el canal de Youtube Young Turks (Jóvenes Turcos) subió a su red un debate sobre el escarnio público y el feed Bye Felipe.
El 31 de octubre, el blog especializado en temas de mujeres Ms. Magazine[2] publicó el artículo de Tweten Why I Created Bye Felipe (¿Por qué creé Bye Felipe), donde se revelan los motivos de la creación de este feed de Instagram: que otras mujeres supieran que no están solas, visibilizar la situación de las mujeres cuando navegan por la red y denunciar la problemática sobre las libertades que muchos hombres creen poder tomarse con las mujeres. En los días sucesivos, diversos sites de noticas publicaron artículos relativos al feed de Instagram; entre ellas Mashable,[3] BuzzFeed[4] y The Daily Dot.[7]

Ejemplos notorios

 aea

[Vale

Bueno, cuándo quedamos.

No vamos a quedar.

Claro, porque eres una zorra.

Con un ego inflado que no te mereces.]

 b59

[¿Qué te gusta hacerle a los tíos?

Lo que quieres es ser otra puta zorra impresentable a la que le mola jugar.

¿Eh, qué coño?

¡Veo que me lees, tortilera, y no te atreves a responder!]

b0c

[Buenas *_* *_*

Tus fotos son muy bonitas y me atraen J J J

Muy geniales :3 :3

No estoy interesada.

Yo tampoco, solo estoy matando el tiempo, so puta.

Qué gorda eres.]

21a

[Me voy a dormir. No le cuento esto a la mayoría de las chicas. Bueno, igualmente, saldremos otro día. Que pases una buena noche.

Muchas gracias por todo, de verdad que aprecio cada una de tus palabras, pero no veo que vayamos a llegar a ningún punto. Lo siento de verdad.

¿Por qué no? ¿Qué problema hay, de verdad?

Ah, claro, la libertad que tenéis las tías de hoy, ese es el problema.

Me gustaría ver a los tipos a los que te follas.]

 ad3

[¿Qué talla de sujetador usas?

¿???

¿???

Deja de preguntar. Adiós.

Que te follen.

Zorra pechotabla.

Adiós, gorda.]

296

[Hola, soy Stan, encantado de conocerte. Me pareces  muy atractiva y me encanta esa cara tan linda.

Puta cabezona.

Bien que te daba de hostias.]

Referencias externas

[1]Instagram – Bye Felipe

[2]Ms Magazine – Why I Created Bye Felipe

[3]Mashable – The biggest jerks in online dating

[4]BuzzFeed – This Woman Set Up An Instagram To Show The Shocking Truth Of Being A Woman Online

[5]The Atlantic – The Rise of the Feminist Tinder-Creep-Busting Web Vigilante

[6]The Huffington Post – Bye Felipe Beautifully Calls Out Online Datings Worst Guys

[7]The Daily Dot – One woman is using Instagram to call out hostile guys on dating sites

Para ver contenido diario, podéis seguirme también por Facebook en Demonio Blanco y por Twitter (@DemonioblancoTT).

Anuncios

El terrorista más común en Estados Unidos es un hombre blanco, armado y profundamente resentido

Original de Michelle Goldberg en The Nation, The Most Common Type of American Terrorist is a White Man with a Weapon and a Grudge.

Para ver contenido diario, podéis seguirme también por Facebook en Demonio Blanco y por Twitter (@DemonioblancoTT).

muslim_students_killed_triptych_cc_img

Ayer, un ateo blanco sin ningún tipo de complejo dio muerte a tres estudiantes musulmanes en la localidad de Chapel Hill, en el estado de Carolina del Norte, Estados Unidos. Aún no sabemos si este crimen estuvo motivado por el odio o si el asesino, Craig Stephen Hicks, actuó por otro móvil, ya que fuentes policiales informan que el delito pudo tener su origen en una disputa en relación a una plaza de aparcamiento. Creo que aquí nadie dudamos de que si Hicks hubiera sido el musulmán y sus víctimas las ateas, muy poca gente habría esperado a que se hicieran públicas el resto de pruebas para llamarle terrorista. También estaríamos ante el clásico llamamiento a otras musulmanas para que condenasen los asesinatos, sin que se tuviera lo más mínimo en cuenta a aquellas que lo hacen. Tampoco dudamos de la risa que nos provocan las proclamas de Richard Dawkins y de Bill Maher para distanciarse de Hicks; ¿para qué? Saben de sobra que a ellos nadie les está señalando. La violencia provocada por musulmanes es habitualmente considerada una muestra más de una conspiración a escala global, pero cuando los que la practican son tipos blancos como Hicks, se les identifica y aisla como psicópatas.

Sí es cierto que existe un movimiento yihadista organizado, mientras que no hay noticia de grupos terroristas ateos; sin embargo, en Estados Unidos, una de las causas de violencia más importantes es la islamofobia. El asesinato de Yusor Mohammad, de su marido, Deah Shaddy Barakat y de su hermana, Razan Mohammad Abu-Salha, por parte de Hicks, no debe considerarse como esa noticia que por ser tan extraña acaba saliendo en los telediaros o como una inversión del típico patrón terrorista porque los musulmanes son mayoritariamente las víctimas de este tipo de violencia por motivos ideológicos, no sus responsables.

Según los datos más recientes del FBI, en 2013 se registraron más de 160 crímenes de odio cuyas víctimas eran musulmanas. Mezquitas y centros islámicos han sufrido el azite de armas incendiarias o vandalismo; siete mezquitas sufrieron ataques solo durante el Ramadán de 2012. Además, varias personas de culto musulmán, o leídas como musulmanas, han sido asesinadas o han sufrido ataques con extrema violencia. En 2010, un estudiante blanco que se autodefinía como patriota intentó cortarle el cuello a un taxista bangladesí, Ahmed Sharid. El supremacista blanco que asesinó a seis personas en un templo Sikh en 2012 seguramente pensó que sus objetivos eran musulmanes. Lo mismo le ocurrió, presuntamente, a Erika Menendez, una sin techo neoyorkina que empujó a las vías del metro a un hombre llamado Sunando.

En la mayoría de casos, los autores han sido pobres diablos, gente sin filiación alguna y de entornos marginales, pero se han nutrido de corrientes de odio o teorías de la conspiración preestablecidas y en boga (se puede decir lo mismo de terroristas musulmanes sin filiación, como Man Haron Monis, el defraudador que retuvo a varios rehenes el año pasado en Sydney, o de los hermanos Tsarnaev, responsables de los atentados del maratón de Boston de 2013). No sabemos aún si a Hicks le movía un fanatismo solitario, pero de serlo, no sería un caso tan raro como a priori nos puede parecer. La      violencia explícita efectuada por personas ateas es poco común, `pero Hicks encaja en el perfil del típico terrorista estadounidense: un tipo blanco, armado y profundamente resentido.

Para ver contenido diario, podéis seguirme también por Facebook en Demonio Blanco y por Twitter (@DemonioblancoTT).

Lenguaje, pensamiento, feminismo, autismo y estado salvaje. Parte 1.

Del original en Katherine Lives in the Real WorldLanguage, thought, feminism, autism, wildness (part1).

Para ver contenido diario, podéis seguirme también por Facebook en Demonio Blanco y por Twitter (@DemonioblancoTT).

IMG455

Os incluyo aquí un primer grupo de ideas relacionadas, aun por terminar y simplificadas desde el ámbito mental al verbal, y donde incluyo algunas citas que pueden ayudaros a comprender todas sus implicaciones.

«Lo que no tiene nombre, lo que no se representa en imágenes, lo que se deja fuera de cualquier biografía, lo que se censura en correspondencia, lo que se confunde con otra palabra, lo que es difícil de encontrar, lo que permanece enterrado en la memoria cuando el significado colapsa por un uso inadecuado o mentiroso del lenguaje; todo esto no solo se sobreentiende, sino que se convierte en innombrable»

-Adrienne Rich

Innombrable. Intransferible.

Desde una perspectiva autista y neurodiversa, el lenguaje y cognición verbales, en sí mismos, no garantizan la comunicación, y mucho menos por sí solos. Son, además, exclusivos y alienantes, ya que privan a la comunicación de la elaboración de innumerables ideas y significados personales. La posición de la verbalidad como la única, normativa y mejor o más valiosa forma de expresión y comunicación hace recaer sobre la persona no verbal múltiples presunciones solo por el hecho de serlo. Existe un paralelismo entre esto y la destrucción de la diversidad lingüística durante las grandes colonizaciones de la Edad Moderna; y, de hecho, es bastante probable que esta última aniquilación sea una consecuencia de la primera. Después de todo, las formas primitivas de comunicación eran táctiles, audibles, pictóricas, olfativas y mediante otros símbolos sensoriales, no palabras.

En su origen, los grupos humanos habrían compartido cierto tipo de comunicación sensorial, similar al de algunos animales u otras formas de vida. La evolución hacia el lenguaje oral nos permitió expresar nuestras experiencias sensoriales en forma de símbolos audibles, y a partir de ahí…

En base a quien ostente el poder (es decir, quien tenga la potestad de regular el lenguaje) las formas auditivas de estas palabras se permiten o no, dependiendo de si expresan ideas que encajen en el statu quo o lo contrario. Hemos aquí la diferencia entre lo nombrable y lo innombrable, lo significativo y lo que carece de sentido. La idea o el símbolo se ha extirpado del mundo sensorial y más que como herramienta comunicativa se usa como herramienta para prevenir el cambio y preservar relaciones de poder; para reducir la comunicación a una idea particular y predeterminada.

El lenguaje es un sistema de signos del cual hacemos uso para comunicarnos y formular y expresar pensamientos. Comúnmente, a los signos que encajan en esta definición, se les denomina palabras. El error de confundir la manifestación acústica/escrita del lenguaje (lo que se conoce como discurso) con el lenguaje en sí es lo que nos empuja a la falacia de que el lenguaje, para serlo, ha de ser verbal o no será.

-Olga Bogdashina

Para ver contenido diario, podéis seguirme también por Facebook en Demonio Blanco y por Twitter (@DemonioblancoTT).